Ex libris: marcas de propiedad en los libros

Si eres un amante de los libros, es posible que en tu travesía literaria te hayas encontrado con un ex libris en algún momento. Estas marcas, que suelen ser estampaciones, grabados o etiquetas, se encuentran en la parte posterior de la cubierta de algunos libros o en las primeras páginas del volumen. Estas ilustraciones, realizadas con diferentes técnicas, tienen un valor artístico y nos brindan información adicional sobre el libro y su propietario. En este artículo, exploraremos el entorno de los ex libris, su función y cómo han evolucionado a lo largo del tiempo.

Índice de Contenido

¿Qué son los ex libris?

Los ex libris son marcas de propiedad que se encuentran en la parte posterior de la cubierta de algunos libros. El término ex libris proviene del latín y significa de entre los libros de. Estas marcas suelen ser sellos, grabados o estampaciones que indican que un libro pertenece a una biblioteca, ya sea de una persona o de una institución. Los ex libris contienen información sobre el propietario del libro, como su nombre o iniciales, y suelen estar acompañados de una ilustración relacionada con el propietario o el contenido del libro.

La Federación Internacional de Amigos de los Exlibris (FISAE) establece algunas pautas para estos sellos de propiedad:

  • El lado más largo del grabado o estampación no debe superar los 13 cm, para que pueda adaptarse a libros de diferentes tamaños.
  • Debe incluir la inscripción ex libris o alguna de sus variantes, en latín u otro idioma.
  • Debe aparecer el nombre del propietario del libro o al menos sus iniciales.
  • La ilustración del ex libris debe tener algún tipo de relación con el propietario.

Origen y evolución de los ex libris

Los ex libris tienen una historia que se remonta a miles de años. El primer antecedente conocido de un ex libris pertenece al faraón egipcio Amenofis III, quien reinó hace más de 3350 años. Amenofis III tenía un sello de barro cocido con esmalte azul que se utilizaba para marcar los estuches en los que se guardaban los pergaminos y papiros de su biblioteca.

En la Edad Media, los libros eran considerados objetos de lujo y estaban reservados para reyes, señores feudales y monjes escribanos. Durante este período, los ex libris se utilizaron para advertir a los lectores sobre las maldiciones y penas que les esperaban si robaban o descuidaban un libro. En España, el primer ex libris conocido perteneció al rey Fruela I de Asturias, quien reinó en el siglo VIII.

Con la llegada de la imprenta en el siglo XV, los libros se volvieron más accesibles y los ex libris se popularizaron. Las técnicas de estampación permitieron que los ex libris adquirieran la forma que conocemos hoy en día. Uno de los ex libris más antiguos impreso mediante estas nuevas técnicas perteneció al capellán alemán Hanns Igler. Este ex libris mostraba la inscripción hanns igler te da un beso de erizo sobre una xilografía que representaba a un erizo.

A lo largo de los siglos, los ex libris evolucionaron y se diversificaron en cuanto a temáticas. En la Edad Media, se mostraban emblemas y escudos heráldicos de la nobleza y el clero. Con el tiempo, los libros se fueron popularizando y los ex libris comenzaron a mostrar motivos más personales y alegóricos. A finales del siglo XIX y principios del XX, los ex libris se difundieron ampliamente, especialmente en los movimientos artísticos del modernismo y el art nouveau. Surgieron catálogos, concursos y coleccionistas de ex libris, y los motivos se volvieron cada vez más variados.

Los ex libris del vino de la Fundación Vivanco

El Centro de Documentación del Vino de la Fundación Vivanco alberga una colección especializada de ex libris, entre los que se encuentran ejemplos magníficos relacionados con el vino. Estos ex libris muestran escenas quijotescas con odres de vino, racimos de uvas, copas y brindis, representaciones de la vendimia, ánforas, botellas, barricas y hojas de parra. La colección cuenta con más de 149 referencias, que incluyen grabados en blanco y negro y en color realizados con diferentes técnicas como xilografía, litografía y grabado.

Los ex libris del vino de la Fundación Vivanco son obras de artistas destacados en este campo, como Pentcho Koulekov y Dafinel Duinea. Estas ilustraciones representan banquetes medievales, racimos de uvas y hojas de parra, entre otros motivos relacionados con el vino.

Si eres un apasionado del vino y los libros, te invitamos a descubrir la colección de ex libris del Centro de Documentación del Vino de la Fundación Vivanco. Encontrarás piezas sorprendentes que te transportarán al maravilloso entorno de la encuadernación y el vino.

Los ex libris son marcas de propiedad que se encuentran en la parte posterior de la cubierta de algunos libros. Estas marcas, que han existido durante miles de años, indican que un libro pertenece a una persona o institución. Los ex libris son obras de arte en sí mismas y nos brindan información adicional sobre el libro y su propietario. En la colección de ex libris del vino de la Fundación Vivanco, podemos encontrar ejemplos magníficos relacionados con el entorno del vino. Si eres un amante del vino y la encuadernación, te invitamos a explorar esta colección y descubrir la belleza de los ex libris.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Ex libris: marcas de propiedad en los libros puedes visitar la categoría Encuadernación.

Avatar

Sebastian Rodriguez Vázquez

Mi nombre es Sebastian Rodriguez Vázquez, un apasionado de las encuadernaciones y el arte de preservar historias a través de libros. Originario de Sevilla, mi amor por este oficio me lleva a explorar constantemente nuevas técnicas y diseños en el mundo de la encuadernación. Compartir conocimientos y descubrimientos en Encuadernaciones es mi manera de contribuir a la comunidad amante de los libros y las artes manuales.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información